Vigilia en Ottawa en Solidaridad con #Ayotzinapa (Español)


Vigilia en solidaridad con Ayotzinapa en Ottawa, Canadá el 20 de noviembre de 2014. 6PM.

Primero que nada les quiero agradecer por haber asistido a este evento a pesar del frío. Me gustaría comenzar reconociendo que estamos en territorio Algonquino no cedido a la corona Inglesa. El hecho de que nosotros estemos aquí esta noche, es una expresión más de cómo la violencia de estado sigue viva aún en países como Canadá.

Quiero agradecerles al Frente para la Defensa de los Pueblos Húgo Chávez (Ottawa), a Memoria Viva (Edmonton) y a SOS por México (Montreal) por el apoyo en la organización de este evento. También quiero reconocer el esfuerzo de todos ustedes que a pesar de la tristeza y el enojo se encuentran aquí en solidaridad. Hoy estamos aquí no porque hay seis estudiantes que fueron asesinados, veinticinco que fueron heridos y cuarenta y tres que están desaparecidos, sino porque ni un asesinato, ni una herida, ni una desaparición deben de ser tolerados o aceptados.

Protesta en el Zócalo de la Ciudad de México. Noche del 20 de Noviembre, 2014.- Via Proceso Facebook.

Protesta en el Zócalo de la Ciudad de México. Noche del 20 de Noviembre, 2014.- Via Proceso Facebook.

Hoy conmemoramos los 104 años del aniversario de la Revolución Mexicana. Que no se nos olvide que la revolución empezó como un movimiento en contra de la violencia de estado, de la represión y de la pobreza. Hoy más de 200 ciudades se suman en solidaridad con Ayotzinapa y con la gente de México. Nuestros colegas en México llamaron a un paro nacional para demostrarles al gobierno y a la comunidad internacional que ya estamos hartos. Por lo tanto, estamos aquí en solidaridad con los activistas y familiares de los 43 estudiantes. También pedimos que los mantengan en sus pensamientos porque al llegar a la ciudad de México se han encontrado con una capital llena de policías, miembros del ejército y provocadores.

El caso de Ayotzinapa no es nada nuevo para los mexicanos. De hecho, como otros países con una historia de colonialismo, el gobierno Mexicano ha hecho uso constante de la violencia de estado en contra de las comunidades indígenas, de estudiantes, profesores, activistas, migrantes, niños y jóvenes. La situación en México ha sido en gran parte ignorada por la comunidad internacional, excepto cuando ciudadanos de países ricos son víctimas del crimen o del terrorismo de estado. Esto sólo nos manda el mensaje de que las vidas de nuestra gente no valen lo mismo que las de otros.

El dos de octubre de 1968 el gobierno de México secuestró, torturó, desapareció y mató a cientos de estudiantes. Esto es lo que hoy conocemos como la matanza de Tlatelolco. Este evento se llevó a cabo un poco antes de los juegos olímpicos del mismo año… Pero a pesar de la matanza, la comunidad internacional pretendió que nada había pasado.

En enero de 1994 los Zapatistas se levantaron en armas exigiendo justicia, autonomía y resistiendo el proyecto neoliberal. El gobierno mexicano respondió con ataques paramilitares y numerosas violaciones a los derechos humanos en contra de las comunidades. En 1997 los paramilitares atacaron a 45 personas, la mayoría mujeres y niños, dentro de una iglesia en Actéal. Muchos de los gobiernos extranjeros también ignoraron este acto.

En el 2002 y el 2006 la policía federal atacó las comunidades de Atenco para desplazarlos forzosamente de sus tierras con el propósito de construir un aeropuerto. Múltiples casos de violaciones y violencia sexual han sido reportados desde entonces. Pero hasta ahora ningún burócrata o político de alto nivel se ha hecho responsable por las violaciones de derechos humanos.

La situación de Ayotzinapa es, desafortunadamente, muy común para los Mexicanos y muchos Latinoamericanos. El 26 de septiembre de este año los estudiantes de la normal de Ayotzinapa se preparaban para “tomar” camiones de pasajeros para llegar a la Ciudad de México e unirse a la conmemoración del dos de octubre. Sin embargo, fueron interceptados en Iguala donde fueron atacados por la policía y más tarde entregados a Guerreros Unidos, una organización armada criminal y mercenaria.

Después de muchas movilizaciones y mucha presión social, el gobierno mexicano ha admitido la prevalencia del problema del crimen organizado y el hecho de que  muchos burócratas actúan en complicidad con el mismo. Aunque se supone que la Guerra contra las Drogas y el famoso Plan Mérida quieren acabar con el crimen y la violencia, los ataques militares no han hecho más que consolidar el uso común de la violencia en el país.

Desde el 2006, cuando el presidente Felipe Calderón decidió tomar la ruta militar, ha habido más de 80,000 muertos, más de 20,000 desaparecidos y más de 24,000 feminicidios. Los efectos de la Guerra contra las Drogas han sido mortales para los civiles en México. En los últimos 10 años México ha tenido más muertos y heridos que la guerra de Vietnam, la invasión de Irak y Afganistán. Sin embargo, las drogas y las armas continúan existiendo y siendo usadas en contra de la población civil.

Pero a pesar de esto, Enrique Peña Nieto sigue siendo considerado como el líder legítimo del estado Mexicano. La semana pasada, en medio de las protestas en solidad con Ayotzinapa, Peña Nieto viajó a China, donde fue recibido con todos los honores. ¿Cuántas muertes necesitamos para que la comunidad internacional condene la situación? ¿Cuántos desaparecidos necesitamos para que el “presidente” sea considerado responsable por las violaciones de derechos humanos?

Peña Nieto ha dicho que las protestas buscan desestabilizar su gobierno. ¿Qué clase de estabilidad puede tener el gobierno mexicano si descansa en la sangre de su propia gente?

Estamos hartos y estamos cansados.

Hoy estamos aquí en solidaridad con las familias de Ayotzinapa, pero también estamos aquí para que la gente tome conciencia. México no es un caso único. No olvidemos a los desaparecidos y muertos de las dictaduras de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Nicaragua y Honduras.  No olvidemos los Escuadrones de la Muerte del régimen de Fujimori. No olvidemos el genocidio contra las comunidades indígenas de Guatemala y El Salvador. No olvidemos la asimilación forzada de las naciones indígenas en Canadá, Estados Unidos y México. No olvidemos a las mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas en toda Norte América. No nos olvidemos de la discriminación en contra de la comunidad LGBTQIA. No nos olvidemos de la criminalización de las comunidades de color y de la islamofobia que es tan común en los discursos políticos de estos días.

No nos olvidemos de lo que cada uno de nosotros ha vivido.

En el monumento a los Derechos Humanos (Ottawa). Foto de Walter Escobar.

En el monumento a los Derechos Humanos (Ottawa). Foto de Walter Escobar.

Pero tengo esperanza.

Como dice el refrán, “Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas.” Hoy millones de personas al rededor del mundo están protestando.

Uno de los mensajes que vino de los líderes Zapatistas dice:

“Cierto, habrá un cambio profundo, una transformación real en éste y en otros suelos dolidos del mundo.

No una sino muchas revoluciones habrán de sacudir todo el planeta.

Pero el resultado no será un cambio de nombres y de etiquetas donde el de arriba sigue estando arriba a costa de quienes están abajo.

La transformación real no será un cambio de gobierno, sino de una relación, una donde el pueblo mande y el gobierno obedezca.”

No estamos aquí porque queremos. Estamos aquí porque si no nosotros, entonces ¿quién?

Demandamos que la violencia de estado pare ahora mismo.

No queremos más muertos y desaparecidos.

No más feminicidios.

No más niños y jóvenes abusados por el estado.

No más tierras robadas y colonizadas.

No más criminalización.

No más discriminación racial.

No más corrupción.

No más impunidad.

Demandamos justicia y transformación social.

Ayotzinapa, estamos contigo. Nos levantamos para concientizar a otros. Ayotzinapa no estás sola y no has sido olvidada.

#TodosSomosAyotzinapa.

Hoy les rendimos homenaje a los 43:

Abel García Hernández

Abelardo Vázquez Peniten

Adán Abrajan de la Cruz

Alexander Mora Venancio

 Antonio Santana Maestro

Benjamín Ascencio Bautista

 Bernardo Flores Alcaraz

Carlos Iván Ramírez Villarreal

Carlos Lorenzo Hernández Muñoz

César Manuel González Hernández

Christian Alfonso Rodríguez Telumbre

Christian Tomas Colon Garnica

Cutberto Ortiz Ramos

Dorian González Parral

Emiliano Alen Gaspar de la Cruz.

Everardo Rodríguez Bello

Felipe Arnulfo Rosas

Giovanni Galindes Guerrero

Israel Caballero Sánchez

Israel Jacinto Lugardo

Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa

Jonas Trujillo González

Jorge Álvarez Nava

Jorge Aníbal Cruz Mendoza

Jorge Antonio Tizapa Legideño

Jorge Luis González Parral

José Ángel Campos Cantor

José Ángel Navarrete González

José Eduardo Bartolo Tlatempa

José Luis Luna Torres

Jhosivani Guerrero de la Cruz

Julio César López Patolzin

Leonel Castro Abarca

Luis Ángel Abarca Carrillo

Luis Ángel Francisco Arzola

Magdaleno Rubén Lauro Villegas

Marcial Pablo Baranda

Marco Antonio Gómez Molina

Martín Getsemany Sánchez García

Mauricio Ortega Valerio

Miguel Ángel Hernández Martínez

Miguel Ángel Mendoza Zacarías

Saúl Bruno García

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s